La palabra y la verdad > acerca de la herejía > Día de acción de gracias
Tamaño de letra : minus plus
El pueblo de Dios guarda las fiestas de Dios
Según lo señalado anteriormente, el día de las primicias y la fiesta de los tabernáculos eran una sombra que revelaba la resurrección de Jesús y cómo los 144 mil (los materiales del templo celestial) serían reunidos en la época del Nuevo Testamento. Así, es muy difícil para los cristianos entender por qué las personas celebran el Día de Acción de Gracias hecho por los estadounidenses, diciendo que está relacionado con la fiesta de las primicias o la fiesta de los tabernáculos.

En la época del Nuevo Testamento, la fiesta de las primicias fue cumplida en el día de resurrección. En el día de resurrección, conmemoramos la resurrección de Jesús y recordamos la promesa de Dios de transformar y resucitar a los santos que viven en los últimos días. La fiesta de los tabernáculos fue cumplida por la semana de predicación en la época del Nuevo Testamento, durante la cual predicamos el evangelio para juntar los materiales (los santos que han de ser salvos) para el templo celestial.

El Día de Acción de Gracias es un festival estadounidense, y no una fiesta cristiana. Es, sin duda, una costumbre de hombres. Hace mucho tiempo, Jeroboam, rey de Israel, hizo becerros de oro para evitar que el pueblo fuera a Jerusalén a celebrar las fiestas solemnes de Dios. Él dijo: "He aquí tus dioses, oh Israel, los cuales te hicieron subir de la tierra de Egipto", e instituyó una fiesta a los quince días del mes octavo, similar a la fiesta solemne que se guardaba en Judá.
La Biblia dice que las obras de Jeroboam fueron vistas como pecados ante los ojos de Dios (1 R. 12:25-33). Jesús también habló acerca de este tipo de personas.

Mr. 7:6-8 "Respondiendo él, les dijo: Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, como está escrito: Este pueblo de labios me honra, mas su corazón está lejos de mí. Pues en vano me honran, enseñando como doctrinas mandamientos de hombres. Porque dejando el mandamiento de Dios, os aferráis a la tradición de los hombres."

Muchas personas no conocen las profecías de la fiesta de las primicias y la fiesta de los tabernáculos, ni cómo se cumplieron. La mayoría continúa siguiendo y proclamando enseñanzas incorrectas. Ellos aún gritan "¡Amén!", cuando lo que están enseñando es una falsa doctrina. Esperamos que, bajo la gracia de Dios, puedan darse cuenta de los verdaderos decretos y leyes de Dios.

La Biblia dice: "Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos" (Os. 4:6). Esta es una advertencia para aquellos que descuidan los mandamientos de Dios y solo siguen los mandamientos de los hombres.

Hebreos 9 dice: "Ahora bien, aun el primer pacto tenía ordenanzas de culto y un santuario terrenal" (He. 9:1). Este versículo implica que el segundo pacto (el nuevo pacto) tiene ordenanzas del culto y un santuario celestial. ¿Qué pacto es más importante? Nadie niega que las reglas del nuevo pacto sean más importantes. Las fiestas y las ordenanzas de culto a Dios en el santuario terrenal son solo una sombra, cuya realidad son las fiestas del nuevo pacto y el santuario celestial, revelados en los tiempos del Nuevo Testamento.

Solo el pueblo de Dios considera muy preciosas las reglas del nuevo pacto. Oramos para que muchas almas abandonen los mandamientos de los hombres y lleguen a aceptar la verdadera manera de adorar a Dios.

2019.01.14
1    2    3    4
4/4 páginas
list
  • No se encontraron artículos
WATV Familia COREA COREA EE. UU. EE. UU. CHINA CHINA PERÚ PERÚ WATV Primer Congreso EnglishJapanese ChineseGermanHindiSpanish
Copyright(C) IGLESIA DE DIOS SOCIEDAD MISIONERA MUNDIAL. Todos los derechos reservados

Ninguna parte de este sitio web puede ser reproducida, almacenada en sistemas de recuperación o transmitida de ninguna forma ni por ningún medio (impreso, escrito, fotocopiado, electrónico visual, audio, etc.) sin previo consentimiento escrito de la Iglesia de Dios, Sociedad Misionera Mundial.