La palabra y la verdad > las doctrinas básicas > el bautismo
Tamaño de letra : minus plus
El bautismo y el libro de la vida
Jesús dijo: “El que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios”. “Nacer de nuevo” significa nacer por segunda vez, del Espíritu (Jn. 3:1-8). Como el nombre de una persona se inscribe en un registro cuando nace, así también el nombre de uno se inscribe en el libro de la vida después de nacer de nuevo del Espíritu. Por tanto, cuando alguien se bautiza, su nombre se escribe en el libro de la vida de la iglesia y, lo más importante, también en el libro de la vida del cielo.

Mt. 16:19 『Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos.』

Así, cuando el nombre de una persona se escribe en el libro de la vida de la tierra, también se escribe en el libro de la vida del cielo. El apóstol Pablo dijo:

1 Co. 4:15 『[…] pues en Cristo Jesús yo os engendré por medio del evangelio.』

Fil. 3:20 『Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, […]』

Fil. 4:3 『Asimismo te ruego también a ti, compañero fiel, que ayudes a éstas que combatieron juntamente conmigo en el evangelio, con Clemente también y los demás colaboradores míos, cuyos nombres están en el libro de la vida.』


Y Jesús dijo:

Lc. 10:20 『Pero no os regocijéis de que los espíritus se os sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos.』

Sal. 69:27-28 『Pon maldad sobre su maldad, y no entren en tu justicia. Sean raídos del libro de los vivientes, y no sean escritos entre los justos.』


Aunque creamos fielmente en Dios, si nuestros nombres no están escritos en el libro de la vida, nunca podremos entrar en el reino de los cielos. Como está escrito:

Ap. 20:15 『Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego.』

Ap. 21:27 『No entrará en ella ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero.』

Is. 4:3-4 『Y acontecerá que el que quedare en Sion, y el que fuere dejado en Jerusalén, será llamado santo; todos los que en Jerusalén estén registrados entre los vivientes, cuando el Señor lave las inmundicias de las hijas de Sion, y limpie la sangre de Jerusalén de en medio de ella, con espíritu de juicio y con espíritu de devastación.』


El profeta Daniel escribió:

Dn. 12:1 『En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces; pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro.』

Pero David, el autor de Salmos, escribió:

Sal. 69:27-28 『Pon maldad sobre su maldad, y no entren en tu justicia. Sean raídos del libro de los vivientes, y no sean escritos entre los justos.』

Aunque el nombre de uno haya sido escrito en el libro de la vida, puede ser raído de él si comete algún pecado imperdonable.

Ap. 3:5-6 『El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles.』

Mediante el bautismo, recibimos el perdón de nuestros pecados, nuestros nombres se escriben en el libro de la vida del cielo y nacemos de nuevo con una nueva vida, como Jesús resucitó de los muertos. Por esta razón debemos bautizarnos. Si no nos bautizamos, no podemos celebrar la pascua, y sin celebrarla, nuestros nombres no pueden escribirse en el libro de la vida. Debemos bautizarnos y guardar la pascua, para poder escapar de las plagas postreras y entrar en el eterno reino de los cielos.



2019.01.14
1    2    3    4
4/4 páginas
list
  • No se encontraron artículos
WATV Familia COREA COREA EE. UU. EE. UU. CHINA CHINA PERÚ PERÚ WATV Primer Congreso EnglishJapanese ChineseGermanHindiSpanish
Copyright(C) IGLESIA DE DIOS SOCIEDAD MISIONERA MUNDIAL. Todos los derechos reservados

Ninguna parte de este sitio web puede ser reproducida, almacenada en sistemas de recuperación o transmitida de ninguna forma ni por ningún medio (impreso, escrito, fotocopiado, electrónico visual, audio, etc.) sin previo consentimiento escrito de la Iglesia de Dios, Sociedad Misionera Mundial.