La palabra y la verdad > las doctrinas básicas > el alma
Tamaño de letra : minus plus
Los pensamientos del apóstol Pedro acerca del espíritu
Pedro siempre recordaba lo que Jesús le había dicho antes de su ascensión.

Jn. 21:18-19 『De cierto, de cierto te digo: Cuando eras más joven, te ceñías, e ibas a donde querías; mas cuando ya seas viejo, extenderás tus manos, y te ceñirá otro, y te llevará a donde no quieras. Esto dijo, dando a entender con qué muerte había de glorificar a Dios.』

Cuando la vida de Pedro en el evangelio, iba a llegar a su final, se preocupaba por los santos, recordando lo que Jesús le había dicho.

2 P. 1:13-15 『Pues tengo por justo, en tanto que estoy en este cuerpo, el despertaron con amonestación; sabiendo que en breve debo abandonar el cuerpo, como nuestro Señor Jesucristo me ha declarado. También yo procuraré con diligencia que después de mi partida vosotros podáis en todo momento tener memoria de estas cosas.』

Pedro describió su muerte como “abandonar” el cuerpo, y como su “partida”. Está claro que el que abandona el cuerpo es el espíritu de Pedro. Mientras su espíritu estaba en la carne, el cuerpo se convirtió en su morada; y después de la partida de su espíritu, el cuerpo volvió a la tierra.

Estudiamos los pensamientos de los apóstoles para conocer las enseñanzas que aprendieron de Jesús. Mediante las explicaciones de los apóstoles con respecto al espíritu, podemos entender claramente que Jesucristo había enseñado y revelado que el espíritu existe dentro del hombre.



(Continua)
2022.07.08
1    2    3    4    5    6
5/6 páginas
list
  • No se encontraron artículos
WATV Familia COREA COREA EE. UU. EE. UU. CHINA CHINA PERÚ PERÚ WATV Primer Congreso EnglishJapanese ChineseGermanHindiSpanish
Copyright(C) IGLESIA DE DIOS SOCIEDAD MISIONERA MUNDIAL. Todos los derechos reservados

Ninguna parte de este sitio web puede ser reproducida, almacenada en sistemas de recuperación o transmitida de ninguna forma ni por ningún medio (impreso, escrito, fotocopiado, electrónico visual, audio, etc.) sin previo consentimiento escrito de la Iglesia de Dios, Sociedad Misionera Mundial.